El intelectualismo socrático

000539630

Sócrates defiende el intelectualismo socrático considerando que en el ético lo importantes es conocer. Es importante conocer lo bien y una vez conocido el bien tiene que practicarse. Pero existen ciertos problemas del intelectualismo socrático: esto es porque Sócrates partía de un concepto de hombre cuya faceta intelectual era la esencial sin tener en cuenta la faceta volitiva del hombre, pudiendo saber lo que es bueno pero no lo hace en la práctica porque su voluntad es débil. Las éticas (lo que es bien y lo que es mal) no pueden descuidar la debilidad humana. La ética kantiana era universal pero muy fría, porque yo no tengo una razón universal, yo soy yo y mis circunstancias. La ética aristotélica se fija más en las virtudes, teniendo en cuenta las circunstancias. Sócrates no tenía en cuenta la fuerza del querer, lo cual es muy importante existiendo así personas muy inteligentes pero con una vida personal hecha un desastre, por tanto hay que saber cultivar el querer. En opinión del profesor el hombre se construye más a fuerza de voluntad (querer es poder) que de intelectualismo. Otra critica al intelectualismo socrático es saber que pasa sobre el que hace el mal. Sócrates lo disculpa por su ignorancia de no saber lo que era el bien. Pero hay quien elige el mal y sabe lo que ha hecho. Una persona es responsable de sus propios actos. En opinión de Sócrates esa persona que hace el mal es menos responsable porque esa persona no sabe que es el bien. En la política es más importante que se sepa cuáles serán las consecuencias de sus propios actos porque su actuación afecta a una colectividad, pero suelen ser más imprevisibles. El intelectualismo socrático va a insistir mucho en conocer el bien y luego aplicarlo. El rey de este objetivismo moral será Platón.

Existe una manera de enseñar de Sócrates (su madre era madrona y su padre escultor) que está dividida en dos fases: la fase de confutación que consiste en que cada uno se plantease dudas, que le surjan preguntas; y la fase mayéutica donde haciéndose preguntas se puede llegar a la verdad que está dentro de las personas. San Agustín hablaba del hombre interior.

Platón: alma:

Platón es el principal discípulo de Sócrates; muchas de las personas que hablaron sobre la humanidad no escribieron nada acerca de eso. La mayoría de las obras de Platón llevan la forma de dialogo- forma que era la más adecuada para la filosofía-. Su interlocutor era Sócrates. El pensamiento de Platón es un sistema con finalidad constructiva. El modelo de Platón es un sistema. Su pensamiento tiene 3 periodos: un periodo juvenil- que versa sobre obras con temática ética y tiene una gran rivalidad con los sofistas, que eran aquellos que defendían a los que les pagaban. Dicha rivalidad se basaba en que Platón pensaba que los sofistas modificaban la finalidad de la filosofía, que era la de buscar la verdad. El segundo periodo era la madurez- en este periodo se encuadran las obras como la “Republica”, “El Banquete” en el que aborda el tema del amor, y existen pequeñas historietas como que existían personas pegadas una a otra del mismo sexo-homosexualidad- o de distinto sexo que han sido separadas y que desde entonces se busca la media naranja en el amor. Otra historieta que resulta de mucho interés es la de que cuando el hombre había muerto iba a recibir un juicio en una isla. Esta idea es curiosa porque Platón es precristiano. El tercer periodo es la vejez cuya obra representativa es “Las Leyes”: en este periodo Platón critica la democracia a raíz de la muerte de Sócrates por ser obligado a tomar el veneno. Platón quería elaborar un pensamiento político articulado. La forma del dialogo es una característica del carácter social del saber, no es fortuito.

El mito de las cavernas:

Platón lo que defiende es que existen dos mundos: éste y el mundo de las ideas, no cerrándose en el mundo físico sino en una esfera superior. Narración con enseñanza: había unos hombres esposados dentro de una cueva y por un muro donde otros llevaban objetos y un fuego ilumina el objeto real que se proyecta como una sombra en la pared y los encadenados sólo ven sombras. Con esto se quiere decir que los hombres solamente ven las sombras y no conocemos o vemos la realidad; vivimos en la oscuridad. Uno de los encadenados se escapa y consigue salir de la caverna; al salir le molesta la luz pero averigua la verdad, la realidad, y teniendo la oportunidad de marcharse, pensando en sus compañeros, elige volver a sus compañeros para contarle lo que encontró o descubrió, pero al regresar y contar lo que vio los demás no le creyeron y le mataron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *