La profesion de abogado

saul

Muchos tienen la impresión que un abogado se enriquece a costa de sus clientes y sin que para ello se esfuerce demasiado o trabaje mucho. Quiero hacer ciertas aclaraciones acerca de esta errónea opinión. Puede que eso se deba a los políticos que, en su tiempo libre, se dedique a la profesión de abogacía y con el pluriempleo aumenten el montón de las cuentas bancarias o su riqueza patrimonial. Sin embargo es importante que se sepa que no todos los abogados ejercen de abogado en su tiempo libre sino que ese es el oficio que desempeña para ganarse el pan de día a día.

Ser abogado hoy día es muy difícil, sobre todo cuando no se cuenta con un apoyo pecuniario al principio y eso hablando desde la perspectiva de un abogado que quiera ejercer por cuenta propia, porque si echamos un vistazo a los recién titulados o colegiados que trabajen por cuenta ajena da pena este oficio, ya que la retribución es precaria en comparación con el trabajo y estudio que se ofrece a cambio.

Llegar a ejercer como abogado se debe recorrer previamente un largo camino que la mayoría de la gente no entiende y tampoco tiene idea de lo que significa estudiar una carrera y al acabarlo seguir estudiando a diario para estar al día con todas las modificaciones legislativas que ocupan hoy día a nuestro Gobierno.

Puede que os parezca mucho el coste de una consulta jurídica en comparación con una jornada completa de un trabajador por cuenta ajena, pero nadie sabe que para resolver o dar una solución a un problema es necesario identificarlo, saber solucionarlo o si es muy grave conocer cuál es la solución más favorable. Además un futuro abogado invierte mucho dinero en sus estudios para estar preparado, para llegar a ejercer, igual ha invertido dinero. Incluso si no ha sido el dinero trabajado por él mismo y hayan sido los padres que hayan pagado la universidad, igual debe recuperar de una forma u otra ese dinero. No hablar sobre las responsabilidades que asume de cara al cliente, mientras que para el trabajador por cuenta ajena el responsable es el empresario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *