Rebelion en la granja

rebelion en la granja

Esta novela “Rebelión en la Granja”, de George Orwell, ha sido distintamente catalogada por la crítica como novela política, novela de ideas, narrativa despótica, parábola política, fabula política, fabula alegórica y cuento satírico. Pero lo que es importante no es la etiqueta que se le ponga sino el fondo del asunto, que es la expresión de ideas de carácter social y político con la creación de una obra literaria. Las circunstancias y el momento histórico concreto que el autor aborda en esta obra literaria son la revolución rusa y la subida al trono de Stalin. Por tanto, el escenario y los personajes de la “Rebelión en la Granja” representan a Rusia y a los representantes políticos de aquel tiempo. La Granja Manor, representaría Rusia, mientras que el señor Jones sería el zar; el señor Frederick, caracterizado por su crueldad con los animales y por apropiarse de las tierras de los demás, sería Hitler; el señor Pilkington, Churchill; los cerdos, los bolcheviques que dirigieron la revolución; y el resto de animales serían los obreros y campesinos. Las luchas por el poder entre Stalin, representado en la novela por el cerdo Napoleón, y Trotsky representado por el cerdo Snowball, acabaron con la expulsión y exilio de Trotsky. El resto de animales representa a un tipo de personas concretas: la élite de cerdos que gozan de privilegios representan el Politburó, los perros son la policía secreta que asegura la permanencia de Stalin en el poder. Las ovejas son los individuos que repiten las consignas propagandísticas sin discernir el alcance de lo que significan; el caballo de tiro Boxer es el trabajador decente que, guiado por un ideal igualitario, trabaja horas extra en el campo; la yegua Clover representa la figura maternal; el cuervo amaestrado Moses, que huye tras el señor Jones, y regresa más tarde para predicar sobre Monte Azúcar, representa la Iglesia oportunista, y Squealer a los propagandistas del régimen.

Lo mismo se puede afirmar de los incidentes ocurridos en la Granja, éstos también tienen como punto de referencia hechos históricos: la revolución de octubre 1917 en el caso de la rebelión de los animales de la granja; la posterior guerra civil en el de la Batalla del Establo de las Vacas; la revuelta de las gallinas representa la oposición radical de los campesinos ante la colectivización de las granjas, cuando quemaron las cosechas y sacrificaron a los animales. Los billetes falsos que Frederick entrega a cambio de la madera representa la traición por parte de Hitler del pacto nazi-soviético de 1939, mientras que la segunda destrucción del Molino, a manos de los hombres de Frederick, sería la invasión nazi de Rusia en 1941. La última escena ofrece una versión satírica de la Conferencia de Teherán de 1943, con el encuentro de los nuevos aliados: Stalin, Churchill y Roosevelt.

En esta novela lo que ocurre es lo siguiente: existe una granja denominada “Granja Manor” cuyo titular es Jones, pero al ser aficionado del alcohol, deja de cuidar a los animales que vivían en la misma. Como consecuencia, los animales se rebelaron contra sus dueños humanos, expulsándolos de la granja. Esta “rebelión” había sido anticipada del “Viejo Mayor”, un cerdo respetado por los demás animales, que les enseño la canción “Bestias de Inglaterra”.

Una vez expulsados los dueños humanos, los animales se encargaron del funcionamiento de la granja. Se consideraban iguales, libres y en paz con los demás animales. Para dejar constancia de estos valores se escribieron los “Siete Mandamientos”. A pesar de la igualdad proclamada empiezan a aparecer ciertas diferencias, empezando con el reparto de la leche y las manzanas. Los cerdos, que se habían proclamado como dirigentes, debido a sus “capacidades intelectuales”, habían decidido que las manzanas serán sólo para los cerdos porque ellos son los que más lo necesitan, por el esfuerzo expuesto para conducir la granja. En la granja existían dos cerdos, uno llamado Snowball, y otro Napoleón. Ellos casi nunca se ponían de acuerdo sobre un mismo asunto, lo que llevo a que se forma dos grupos entre los animales: los que estaban de parte de Snowball, y los que eran los adeptos de Napoleón. Esta controversia entre los dos quedo patente con la construcción del “Molino”. En el intento de persuadir a los demás animales, intento que casi fuera conseguido, que la construcción del Molino en la Granja Animal era necesario, para así facilitar la vida y el trabajo de los animales, Snowball fue exilado por unos perros que respondían a las órdenes de Napoleón. Este es el momento culminante en el que Granja Animal pasa de ser un espacio y un lugar libre para los animales a ser todo lo contrario.

A partir de la expulsión de Snowball, Napoleón abolió las reuniones de los domingos por la mañana y que no habrá más debates, y afirmó que las cuestiones relacionadas con el gobierno de la granja serían resueltas por una comisión especial de cerdos, presididas por él mismo. Es importante este momento porque a partir de éste la situación cambiaría radicalmente. De forma paulatina, Napoleón consigue en la Granja a que todos los animales le respeten, que le tengan miedo, que sea el líder. Mediante estas actuaciones lo que consigue es suprimir la voluntad individual de los animales, porque estos temen a afirmarse debido a que serán matados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *